La Deducibilidad de los Pagos en Efectivo

La Deducibilidad de los Pagos en Efectivo

Determina el Código Civil Colombiano en su artículo 1625 que las formas de extinguir las obligaciones son la solución o pago efectivo, la novación, la transacción, la remisión, la compensación, la confusión, por la pérdida de la cosa que se debe, por la declaración de nulidad o por la rescisión; por el evento de la condición resolutoria y por la prescripción.

 

El pago efectivo, previo acuerdo entre las partes, puede adelantarse por diferentes medios:

 

El depósito en cuenta bancaria:

Consiste en consignar dinero en una cuenta bancaria determinada.

 

El giro o transferencia bancaria:

Consiste en ordenar el traslado de una suma de dinero de una cuenta bancaria a otra o el giro de dinero en efectivo en entidades financieras.

 

Las tarjetas de crédito y débito:

Estos son implementos plásticos emitidos por una entidad financiera con cupos de crédito determinados o con la disponibilidad del saldo efectivo y que se aceptan en determinados establecimientos como medio de pago.

 

Bonos que sirvan como medios de pago:

Son títulos emitidos por entidades privadas que se aceptan en determinados establecimientos como medio de pago.

 

El trueque o pago en especie:

Ocurre cuando se debe una cosa tangible o intangible y se paga con otra cosa tangible o intangible.

 

El endoso de títulos:

Por ejemplo letras de cambio o cheques.

 

La entrega de dinero en efectivo (billetes o monedas):

Los billetes y monedas son títulos al portador emitidos por el banco de la República y que representan una cantidad determinada de dinero.



Los medios detallados se han utilizado indistintamente y se siguen utilizando de igual manera.

Los primeros cuatro medios de pago detallados se utilizan mayormente en los centros urbanos que cuentan con infraestructura bancaria y los tres últimos, además de usarse en los centros urbanos, son utilizados como medio exclusivo en sitios que no cuentan con infraestructura bancaria o que voluntariamente no usan los medios de pago modernos y se acogen a los tradicionales trueque o pago en especie, el endoso de títulos, y el dinero en efectivo (billetes o monedas).

 

La ley 1430 de 2010, recientemente expedida en Colombia, acepta como deducibles en su artículo 26, aquellos costos y deducciones cancelados mediante:

  • La solución o pago efectivo adelantado con depósito en cuenta bancaria, el giro o transferencia bancaria, tarjetas de crédito y débito, bonos y el trueque o pago en especie.
  • La novación.
  • La transacción.
  • La remisión.
  • La compensación.
  • La confusión.
  • Por la pérdida de la cosa que se debe.
  • Por la declaración de nulidad o por la rescisión.
  • Por el evento de la condición resolutoria.
  • Por la prescripción.

 

La misma ley, acepta parcialmente la deducibilidad mediante una gradualidad que se aplica a partir del año 2014 el endoso de títulos y la entrega de dinero en efectivo (billetes o monedas).

Vale anotar que para efectos contables, comerciales y civiles, no existe tal gradualidad:

 

En el 2014 se acepta como costo y deducción el menor entre:

  • 85% de lo pagado en efectivo
  • 100.000 UVT ($2.533 millones del 2011)
  • 50% de los costos y deducciones totales.

 

En el 2015 se acepta como costo y deducción el menor entre:

  • 70% de lo pagado en efectivo
  • 80.000 UVT ($2.027 millones del 2011)
  • 45% de los costos y deducciones totales.

 

En el 2016 se acepta como costo y deducción el menor entre:

  • 55% de lo pagado en efectivo.
  • 60.000 UVT ($1.520 millones del 2011)
  • 40% de los costos y deducciones totales.

 

Y a partir del 2017 se acepta como costo y deducción el menor entre:

  • 40% de lo pagado en efectivo.
  • 40.000 UVT ($1.013 millones del 2011)
  • 35% de los costos y deducciones totales.



Para las grandes compañías, el valor aceptado en efectivo muy seguramente lo constituirán los pagos de caja menor, los anticipos para viaje, en fin.

 

Para las compañías medianas y pequeñas que pagan en efectivo, necesariamente deberán integrar todos sus pagos al sistema bancario porque el tope casi que se constituye en la totalidad de sus costos y deducciones.

Adicionalmente, deberán establecerse controles informáticos para no sobrepasar los topes exigidos por la ley.



 

 

Edinson Pino Castillo
Contador Público ​de la Universidad del Valle y Abogado​ de la Univeridad LIBRE y Especialista en Impuestos​ de la Universidad libre​. ​

 

Cuenta con una experiencia de más de 25 años como empleado en el sector privado en el campo tributario, contable y jurídico, hasta el año 2009.
   
Desde 2010 ​se desempeñ​a como Asesor y Consultor Privado en los campos tributario, contable y jurídico.

Además, es ​Docente Universitario en pregrado y postgrado en los campos tributario, laboral, comercial y contable.

 

Contacte al Autor:
email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.