El Presupuesto en las Entidades sin Animo de Lucro - ESAL

Las Entidades sin ánimo de lucro -ESAL- cobran cada vez más protagonismo económico por su amplio espectro de actividades y la multiplicidad de sectores y orígenes que tienen siempre y cuando no se pierda de vista su verdadero fin no lucrativo.

Ellas reciben contribuciones de personas que no esperan un rendimiento monetario equivalente o proporcional porque operan, reitero, para fines distintos de generar utilidades y porque hay ausencia de participaciones en la propiedad como ocurre con las empresas comerciales,

 

Por ello, no se realiza el reparto de excedentes o beneficios obtenidos, los excedentes obtenidos por una organización de este tipo al final de cada ejercicio deben ser reinvertidos en su objeto social.

 

Entonces, las ESAL deben ser personas jurídicas y se deben visualizar como una “extensión del estado” en el sentido de que están para atender a la comunidad ejecutando labores que normalmente debería ejecutar el estado.

Por ello no buscan utilidades para distribuir, pero no desean perder, es decir, lo normal es que no se generen utilidades porque deben operar como una entidad estatal ejecutando un presupuesto.

 

La finalidad de las ESAL es social, altruista, humanitaria, comunitaria; siempre, buscando algún beneficio para alguien que lo necesita.

 

No pertenecen a ninguna persona en particular, de hecho, si se liquidan el patrimonio remanente va a para al estado o a otra ESAL (no hay títulos patrimoniales), por esta misma esencia, no tributan renta o tienen exenta parte de su renta lo que obliga a ser delicado y preciso con los excedentes que eventualmente se generen.

 

Recordemos son ESAL significa “Entidad sin ánimo de lucro”, ESAL NO significa “Entidad sinónimo de Lucro

 

 

PRESUPUESTO EN LAS Entidades sin Animo de Lucro ESAL

Por tratarse de una “extensión del estado” que no persigue el lucro, las ESAL deberían manejar un presupuesto debidamente aprobado en cada Asamblea Anual y ejecutándolo, no deberían generarse utilidades en principio.

 

El presupuesto es una proyección de ingresos y egresos necesarios para el funcionamiento normal de la ESAL y se establece para un año (futuro).

Es una herramienta de gestión y su ejecución debe guardar relación directa con los registros contables y otras formalidades de la contabilidad.

 

Se basa en un sistema de caja, aunque se pueden incluir ingresos y gastos que no son desembolso pero que tienen efecto en los resultados y la situación financiera de la ESAL.

El presupuesto es la fuente para determinar las necesidades del año, por ello, reitero, lo normal es que no se generen excedentes.

 

No obstante, si se generan excedentes, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública -CTCP- recomienda y la DIAN lo exige, que la Asamblea apruebe la destinación específica de esos excedentes.

 

Las ESAL no persiguen lucro pero tampoco buscan perder, buscan ejecutar unas labores -ejecución presupuestal- que en principio debería ser neutra es decir, no generar utilidad ni sufrir pérdida.

 

Acerca del Autor

Contador Público y Abogado, Experto Tributarista, Consultor y Asesor privado, Litigante en Derecho Tributario y Laboral, Docente Universitario en pregrado y postgrado, con amplia experiencia en el sector privado en los campos tributario, laboral, comercial, contable, financiero y de control.