Aspectos Tributarios de la Porción Conyugal y los Gananciales.

Aspectos Tributarios de la Porción Conyugal y los Gananciales.

En Colombia, cuando una pareja contrae matrimonio, bien sea civil o religioso (en una iglesia reconocida por el Estado), ese matrimonio queda registrado como tal en alguna notaría y automáticamente nace un ente que no tiene personería jurídica y que irónicamente, vive solo para ser liquidado: La sociedad conyugal.

 

Mientras la pareja de esposos convive, la sociedad conyugal existe sin manifestarse.

 

Se manifiesta solo para liquidarse por alguno de estos motivos:

  • Muerte real o presunta de los cónyuges.
  • Muerte real o presunta de uno de los cónyuges.
  • Sentencia que declara el divorcio del matrimonio civil o la cesación de efectos civiles de matrimonio religioso.
  • Sentencia que declara la separación de bienes.
  • Divorcio ante notario por mutuo acuerdo.

 

Dicho lo anterior, vale la pena resaltar que los gananciales y la porción conyugal son instituciones predicables solo de una sociedad conyugal.

 

La porción conyugal.

La porción conyugal es aquella parte del patrimonio de una persona difunta que la ley asigna al conyugue sobreviviente que carece de lo necesario para su congrua subsistencia, dicho de otra manera, la porción conyugal es la parte asignada al conyugue sobreviviente que carece de bienes.

El cónyuge que no tiene derecho a porción conyugal es aquel que tiene bienes de un valor igual o superior al valor que le correspondería por porción conyugal.

 

La porción conyugal es gravada con impuesto de renta pero con esta depuración previa : Las primeras 1.200 UVT (unidades de valor tributario), están gravadas a la tarifa del 0%, y las siguientes 1.200 UVT están exentas de impuesto de renta, como quien dice, la porción conyugal se grava con impuesto efectivamente luego de las primeras 2.400 UVT. (Artículo 307 Estatuto Tributario).



Los gananciales

Los gananciales o bienes gananciales son, en último término, el resultado de la liquidación de la sociedad conyugal; al liquidarse ella, cada uno de los conyugues recibe sus gananciales, los cuales equivalen a la mitad del activo social, previas las deducciones del caso.

Los gananciales, son los bienes que se ganan o se aumentan durante el matrimonio de los cónyuges, por su trabajo.

 

El elemento más común que compone los gananciales está constituido por los bienes adquiridos durante el matrimonio a titulo oneroso. No son gananciales entonces y no entran en la sociedad conyugal los bienes que los conyugues posean al momento de casarse, ni los que adquieran durante la sociedad a título gratuito.

Los gananciales en Colombia son considerados como un ingreso no gravado con impuesto de renta (Artículo 47 Estatuto Tributario)

 

Los gananciales pueden coexistir con la porción conyugal

Son muy claras las razones que permiten concluir que los gananciales son compatibles con los derechos que el conyugue sobreviviente esté llamado a recibir en la sucesión del conyugue difunto, sencillamente porque los gananciales no son herencia ni cuota de esta, son un derecho de cada cónyuge como resultado de la liquidación de la sociedad que existió entre los esposos.

 

 

Edinson Pino Castillo
Contador Público ​de la Universidad del Valle y Abogado​ de la Univeridad LIBRE y Especialista en Impuestos​ de la Universidad libre​. ​

 

Cuenta con una experiencia de más de 25 años como empleado en el sector privado en el campo tributario, contable y jurídico, hasta el año 2009.
   
Desde 2010 ​se desempeñ​a como Asesor y Consultor Privado en los campos tributario, contable y jurídico.

Además, es ​Docente Universitario en pregrado y postgrado en los campos tributario, laboral, comercial y contable.

 

Contacte al Autor:
email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.