Los Pagos en Efectivo no Deducibles de Renta en el 2014

Los Pagos en Efectivo no Deducibles de Renta en el 2014

En este sitio web se escribió hace algún tiempo sobre la deducibilidad de los pagos en efectivo, en esa ocasión se explicó sobre las formas de extinguir las obligaciones según el Código Civil, siendo una de ellas el pago efectivo.

 

Ese pago efectivo puede ser por diferentes medios, por ejemplo, el depósito en cuenta bancaria; el giro o transferencia bancaria, a través de tarjetas de crédito y débito, a través de bonos que sirvan como medios de pago, por medio del trueque o pago en especie, por el endoso de títulos o entregando dinero en efectivo (billetes o monedas).

 

Excepto el pago mediante dinero en efectivo, La ley 1430 de 2010, que adicionó el artículo 771-5 del estatuto tributario, acepta como deducibles aquellos costos y deducciones cancelados mediante la solución o pago efectivo adelantada con depósito en cuenta bancaria, el giro o transferencia bancaria, a través de tarjetas de crédito y débito, a través de bonos, acepta el trueque o pago en especie, la novación, la transacción, la remisión, la compensación y la confusión.

 

Ese artículo (771-5 del Estatuto Tributario) acepta parcialmente la deducibilidad de los costos y deducciones pagados con dinero efectivo, mediante una gradualidad que inicia en el año 2014:

  • En el primer año (2014), el menor entre el ochenta y cinco por ciento (85%) de lo pagado o 100.000 UVT ($2.748.500.000), o el cincuenta por ciento (50%) de los costos y deducciones totales. Para operadores de juegos de suerte y azar, el setenta y cuatro por ciento (74%) de los costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables totales.

 

  • En el segundo año (2015), el menor entre el setenta por ciento (70%) de lo pagado u ochenta mil (80.000) UVT, o el cuarenta y cinco por ciento (45%) de los costos y deducciones totales. Para operadores de juegos de suerte y azar, el sesenta y cinco por ciento (65%) de los costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables totales.

 

  • En el tercer año (2016), el menor entre el cincuenta y cinco por ciento (55%) de lo pagado o sesenta mil (60.000) UVT, o el cuarenta por ciento (40%) de los costos y deducciones totales. Para operadores de juegos de suerte y azar, el cincuenta y ocho por ciento (58%) de los costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables totales.

 

  • A partir del cuarto año (2017), el menor entre cuarenta por ciento (40%) de lo pagado o cuarenta mil (40.000) UVT, o el treinta y cinco por ciento (35%) de los costos y deducciones totales. Para operadores de juegos de suerte y azar, a partir del cuarto año, el cincuenta y dos por ciento (52%) de los costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables totales.

 

La disposición anterior había sido demandada por inconstitucionalidad pero, la Corte Constitucional la declaró exequible en sentencia C-249 del año 2013.

 

Para las grandes compañías, seguramente el valor aceptado no representa ningún problema, primero porque usan enteramente para sus pagos el sistema financiero y segundo, porque los pagos en dinero efectivo los destinan solo a caja menor, a anticipos para viaje, en fin.

 

Pero, otras personas (naturales y jurídicas) cuyo 50% de costos y deducciones o el 85% de ingresos esté por debajo del tope de 100.000 UVT´s para el 2014 ($2.748.500.000) tendrán serias dificultades si no se integran al sistema financiero y no toman medidas para controlar y racionalizar los pagos con dinero efectivo.

 

Surgen interrogantes que deben ser resueltos:

  • Las personas naturales que califican como empleados o los trabajadores por cuenta propia van a tener los soportes de sus costos y deducciones, pero, como prueban su pago?
  • A pesar de tener y exhibir los soportes, la administración tributaria en su facultad de fiscalización les exigirá que acrediten su pago por un medio diferente al dinero efectivo?
  • ¿Qué sucede si yo retiro de mi cuenta bancaria para luego, con el efectivo incurro en mi costo o deducción?
  • Los ingresos para personas naturales que los obligan a declarar son 1.400 UVT’s, si suponemos que los cotos atribuibles a esos ingresos son una cifra similar, y conforme las tres preguntas anteriores, las personas naturales que paguen sus costos en efectivo perderían la posibilidad de deducirse 700 UVT’s?



El uso del sistema financiero es muy cómodo y brinda seguridad, por ello, quienes tienen a su disposición medios informáticos y económicos seguramente implementarán los controles necesarios o se convertirán en usuarios del sistema financiero, pero quienes no lo tienen, por ejemplo los no obligados a llevar contabilidad, deben esperar con optimismo la expedición de un decreto reglamentario de parte el gobierno que dilucide estas inquietudes antes de que se acabe este año 2014.

 

 

Edinson Pino Castillo
Contador Público ​de la Universidad del Valle y Abogado​ de la Univeridad LIBRE y Especialista en Impuestos​ de la Universidad libre​. ​

 

Cuenta con una experiencia de más de 25 años como empleado en el sector privado en el campo tributario, contable y jurídico, hasta el año 2009.
   
Desde 2010 ​se desempeñ​a como Asesor y Consultor Privado en los campos tributario, contable y jurídico.

Además, es ​Docente Universitario en pregrado y postgrado en los campos tributario, laboral, comercial y contable.

 

Contacte al Autor:
email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.