El Impuesto de Renta Corriente y Diferido y la Aplicación de la NIC 12 en Colombia.

El Impuesto de Renta Corriente y Diferido y la Aplicación de la NIC 12 en Colombia.

La normas contables en Colombia (Decreto 2649 de 1993) difieren y diferirán (cuando entre en vigencia la aplicación en Colombia de las normas internacionales de contabilidad) de las leyes tributarias en algunos temas específicos; esta situación hace que utilidad contable sea diferente de su equivalente fiscal, es decir de la renta líquida, igualmente, el patrimonio contable es uno y el patrimonio fiscal otro, empezando por su concepción misma.

 

Tales diferencias dan lugar a determinar al momento del cierre contable un impuesto de renta corriente y un impuesto de renta diferido este último puede ser a favor (débito) o en contra (crédito) y al reconocimiento de impuestos diferidos.

 

Relacionado con lo anterior, la Norma internacional de Contabilidad # 12 prescribe el tratamiento contable del Impuesto a la Renta, llamado impuesto a las ganancias, resaltando que el principal inconveniente al contabilizar este impuesto, está relacionado con el tratamiento de las consecuencias actuales y futuras de la recuperación (liquidación) en el futuro del importe en libros de los activos (pasivos) que se han reconocido en el estado de situación financiera de la entidad y de las transacciones (y otros sucesos) del periodo corriente que han sido objeto de reconocimiento en los estados financieros.

 

El impuesto de renta corriente y diferido debe ser reconocido y aplicado por las empresas o personas que estén obligadas a llevar contabilidad y que sean contribuyentes del impuesto de renta.

 

El impuesto de renta corriente es un pasivo que corresponde cancelar al Estado en el año siguiente al cierre del ejercicio que lo reconoce y se calcula (y se registra) aplicando la tarifa del impuesto que corresponda.

En el primer párrafo, hable de las diferencias en las bases impositivas y patrimoniales, pues bien, esas diferencias pueden ser temporales, temporarias y permanentes.

 

Las diferencias permanentes son aquellas que nunca se revertirán en el tiempo, corresponden a ingresos no gravados con el impuesto, a deducciones y costos especiales, a rentas exentas y a descuentos tributarios; por ser permanentes, estas diferencias no generan registros de impuestos diferidos.

Las diferencias temporales son aquellas que si se revierten con el giro ordinario de las operaciones en el tiempo, se generan por diferencias en las bases (contable y fiscal) para determinar por ejemplo, la depreciación, para el registro de inversiones (método de participación), por generarse pérdidas fiscales (diferentes de las contables) o por tributar sobre renta presuntiva.

Estas diferencias si generan registro de impuesto diferido débito o crédito (tanto en Colombia como bajo NIC 12), dependiendo de si en la vigencia corriente tributé más o menos impuesto de renta, situación que se revertirá en el futuro con efecto contrario (si en la vigencia corriente tributé menos, en el futuro tributaré más y viceversa).

 

Las diferencias temporarias son similares a las temporales en cuanto a que se revierten en el tiempo pero no dentro del giro ordinario de las operaciones sino en eventos excepcionales. Se generan por diferencias en los registros contables y fiscales que hacen parte de la base al determinar la ganancia (pérdida) fiscal correspondiente a periodos futuros, cuando el importe en libros del activo sea recuperado o el del pasivo sea liquidado.

Estas diferencias si generan registro de impuesto diferido débito o crédito, pero solo bajo la NIC 12 y depende de si ella (diferencia) es a mi favor o en mi contra y se revertirá el registro solo cuando el activo se venta o el del pasivo se liquide.

 

Conforme a lo anterior, el impuesto diferido debito se reconoce y se registra contablemente como un activo diferido cuando en un año debe pagar un mayor impuesto que para los siguientes años se revertirá porque existe una expectativa razonable de que se generará suficiente renta gravable para ello. En Colombia, para este reconocimiento y registro, se aplicarán los principios contables de esencia sobre forma y de prudencia.

De manera contraria, el impuesto diferido crédito se presenta cuando en un año se paga menos impuesto del que debería pagar, pero deberá ser pagado en los periodos siguientes, caso en el cual se considera un pasivo diferido porque existe una expectativa razonable de las diferencias que lo originaron, se revertirán.

 

Finalmente, para el registro contable del impuesto diferido (débito o crédito) existen dos métodos; uno es el método del pasivo que engloba las diferencias en los resultados, contemplando las diferencias temporales de ingresos y gastos, mediciones de activos así como de pasivos que no afectan los resultados y el otro método de registro del impuesto diferido (débito o crédito) es el método del gasto en el cual, debe desagregarse el impuesto en función de las partes que lo componen para hacer una mejor asignación del cargo a resultados, generando diferido por la porción calculada sobre diferencias temporales.

Como conclusión hay que decir que para el reconocimiento contable del impuesto de renta, corriente y diferido, debo tener en cuenta las diferencias existentes entre las bases contables y fiscales para un contribuyente de este impuesto.

 

 

Edinson Pino Castillo
Contador Público ​de la Universidad del Valle y Abogado​ de la Univeridad LIBRE y Especialista en Impuestos​ de la Universidad libre​. ​

 

Cuenta con una experiencia de más de 25 años como empleado en el sector privado en el campo tributario, contable y jurídico, hasta el año 2009.
   
Desde 2010 ​se desempeñ​a como Asesor y Consultor Privado en los campos tributario, contable y jurídico.

Además, es ​Docente Universitario en pregrado y postgrado en los campos tributario, laboral, comercial y contable.

 

Contacte al Autor:
email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.