Anuncios de Google

Síguenos en

Los trabajadores Independientes y la Retención en la Fuente por Impuesto de Renta – Complemento

Por Edinson Pino Castillo - Octubre 19 de 2011

 

La expedición del decreto reglamentario 3590 del 28 de Septiembre de 2011, hace necesario complementar el artículo sobre el tema publicado el pasado 5 de Julio de 2011 en este sitio web cuyo contenido ratifico totalmente este escrito.

Este decreto agregó lo siguiente:

La expedición del decreto reglamentario 3590 del 28 de Septiembre de 2011, hace necesario complementar el artículo sobre el tema publicado el pasado 5 de Julio de 2011 en este sitio web cuyo contenido ratifico totalmente este escrito.

Este decreto agregó lo siguiente:

  • El trabajador independiente manifestará su voluntad de acogerse al beneficio de que le apliquen la tabla de retención contenida en el artículo 383 del Estatuto Tributario Nacional, mediante una certificación expedida por el bajo la gravedad de juramento y con los datos exigidos en el artículo 1 del decreto reglamentario 3590 de 2011. Sin el decreto, se entiende que la aplicación de este procedimiento es obligatorio para el agente de retención, con este decreto esa aplicación quedó a voluntad del trabajador independiente. Si este no entrega el certificado se le aplica la retención habitual que corresponde a su servicio (10%, 11%, 6%, etc).

 

  • La presentación de la certificación deberá efectuarla el trabajador independiente dentro de los primeros cinco (5) días hábiles de cada mes y es requisito para el pago o abono en cuenta al contratista. Esto claro está, para contratos que vienen ejecutándose, para contratos nuevos que inician después de los cinco días mencionados, la certificación debe recibirse cuando esto ocurra, es decir, por fuera de este límite. En términos prácticos es un soporte y requisito adicional para la contabilidad de causación porque como ya se dijo, si el trabajador independiente no entrega la certificación, se le aplica la retención en la fuente por impuesto de renta habitual que corresponde a su servicio (10%, 11%, 6%, etc).

 

  • Se aplica el principio constitucional de buena fe, por cuanto la certificación que se exige al trabajador independiente se entiende expedida bajo la gravedad de juramento, es decir, no requiere de autenticación.
  • Cada agente de retención conocerá las intimidades comerciales del trabajador independiente, por cuanto este debe informarle en detalle sus otros contratistas y cuanto le pagará cada uno.

 

  • La base de la retención será la sumatoria de los pagos que el trabajador independiente estima recibirá en el mes. De esta base se pueden depurar los pagos obligatorios de salud, y los pagos (obligatorios y voluntarios) a fondos de pensiones(AFP) y a cuentas de ahorro para fomento de la construcción (AFC), estos dos últimos respetando el límite del 30% sobre el total del ingreso. Estos datos deberá aportarlos y soportarlos el trabajador independiente. Esta base gravable, debidamente depurada como se indica, será la que se ubicará en la tabla del artículo 383 del Estatuto Tributario Nacional para asignarle su retención en la fuente.

    No se puede restar el 25% del ingreso gravado a título de renta exenta porque este concepto es predicable solo de ingresos laborales.

    Al final del mes, la retención en la fuente deberá ajustarse a los datos reales de pagos al trabajador independiente Una interpretación exegética de la base de retención determinada conforme lo indica este decreto (3590 de 2011), sugiere que cada agente de retención aplicará una retención diferente al mismo trabajador independiente. Lo correcto sería que cada agente de retención aplique el mismo porcentaje de retención en la fuente al mismo trabajador independiente porque se supone, los agentes de retención, tienen los mismos datos de ese trabajador independiente.



Conclusiones Generales

El tema de la retención en la fuente por impuesto de renta a trabajadores independientes era sencillo con el solo artículo 173 de la ley 1450 de 2011, la expedición del decreto reglamentario 3590 del 28 de Septiembre de 2011 lo convirtió en un tema complejo por cuanto:

    • Los agentes de retención en la fuente manejarán datos de otros agentes de retención, situación que no ocurre con ningún otro concepto de retención en la fuente por impuesto de renta.
    • Para algunos trabajadores independientes será incómodo suministrar los datos de sus contratistas a todos sus contratistas, porque pierde su intimidad comercial. Ante esta situación, seguramente no suministrarán la certificación exigida para que le apliquen la retención en la fuente por impuesto de renta habitual que corresponde a su servicio (10%, 11%, 6%, etc). En términos prácticos, para los trabajadores independientes existen dos formas o procedimientos de calcular la retención en la fuente por impuesto de renta, una la habitual (10%, 11%, 6%, etc) y otra, la sugerida por el decreto que se analiza (3590 de 2011).
    • De todas formas, un alto porcentaje de los trabajadores independientes se beneficiarán con la aplicación de esta norma por cuanto su retención en la fuente por impuesto de renta disminuirá o será cero, siendo este el espíritu de la ley 1450 en su artículo 173.
    • La manifestación voluntaria de parte del trabajador independiente sobre acogerse a los beneficios aquí descritos, la traía el derogado artículo 15 de la ley 1429 de 2010. Esta “voluntariedad” no la manifestó el artículo 173 de la ley 1450 de 2010 pero en la práctica, la agregó el decreto 3590 de 2011.



Edinson Pino Castillo
Contador y Abogado, Especialista en Impuestos.

Se desempeña como Docente Universitario y Consultor Privado.

Contacte al Autor:
email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Anuncios Google

Ingrese su Correo Electrónico:

Delivered by Google FeedBurner

Anuncios Google